FERNANDO ALVAREZ Por.Miguel Mickey Lopez

 

NOVIEMBRE 4, 1927: FERNANDO ÁLVAREZ, UNO DE LOS BOLERISTAS CUBANOS MÁS ADMIRADOS Y EXITOSOS DE TODOS LOS TIEMPOS, HUBIERA CUMPLIDO 89 AÑOS DE EDAD EN EL DÍA DE HOY.
Antes de emprender su trayectoria como intérprete solista bajo el amparo de la compañía Discos Gema en 1958, Fernando Álvarez (n. en Santiago de Cuba, noviembre 4, 1927 ‒ m. en La Habana, agosto 22, 2002) ya había acumulado un respetable historial como cantante de fila, habiendo desfilado por las alineaciones de varias de las orquestas más estelares de su patria. En la capital de la entonces provincia de Oriente hizo sus pinitos con el Conjunto Hermanos Giro contando apenas 16 años de edad. En 1947 pasó a formar parte de la Orquesta América Tropical y, seguidamente (1949), se incorporó a la nómina de Pancho Portuondo y su Ritmo Oriental.
En 1950, el virtuoso saxofonista Mariano Mecerón, recién regresado de México, lo reclutó para integrar, junto a Pacho Alonso y Alfonso Eliseo, la trilogía de vocalistas de su nueva orquesta, Los Muchachos Pimenta, que mantendría un programa diario en la radioemisora santiaguera CMKW, perteneciente al habanero Circuito CMQ. En esta organización permaneció hasta 1953 cuando aceptó el ofrecimiento que le extendiera Benny Moré «El Bárbaro del Ritmo» para unirse al Trabuco que estaba creando: la Súper Orquesta Gigante, a la cual su líder también identificaba como «La Tribu».
Su ciclo al lado del simpar Benny Moré se prolongó hasta 1956. Entonces prefirió unirse al famoso Conjunto Casino, liderado por el también cantante Roberto Espí, para ocupar la vacante dejada por Roberto Faz, que era el principal vocalista. Esta decisión fue motivada por la promesa de que con esta formación tendría mayor oportunidad de lucimiento como intérprete, ya que su desempeño con «La Tribu» de Benny era, básicamente, como corista. Y, tal como lo anhelaba, fue a partir de esta pasantía que su nombre comenzó a cobrar trascendencia en el ambiente musical de Cuba.
De su amplia discografía, los primeros cuatro Long Playings que grabó para la compaَñía Gema quedaron perpetuados como joyas de la canción romántica antillana: “Fernando Álvarez” (LPG-1111) y “Este es Fernando Álvarez (LPG-1113 / 1958); “Volver” (LPG-1129) y “Amar y vivir” (LPG-1147 / 1959). Luego de que la etiqueta Gema fuera incautada por el régimen comunista, sus grabaciones serían editadas por la estatal EGREM.
Tuve oportunidad de entrevistarlo para la revista “Artistas” en marzo de 1983. Durante aquellas fechas se presentaría en el Teatro Sylvia Rexach, en el sector sanjuanero de Puerta de Tierra, formando parte de un espectáculo de música cubana en el que también intervenían sus compatriotas Amaury Pérez, Sarah González y la entonces juvenil Anabel López Domínguez, ésta última, hermana menor, por la línea materna, del consagrado cantautor Silvio Rodríguez. Los cuatro también se presentaron en el programa “Latino”, que Rafo Muñiz mantenía en Teleluz / Canal 7.
El 21 de junio de 2005, la compañía puertorriqueña Disco Hit, del barranquiteño Pablo Alicea, quien había adquirido el catálogo Gema, lanzó al mercado la muy recomendable recopilación “Fernando Álvarez: 20 éxitos” (DHCD-8221). ─ MLO.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>